10 consejos para salvar tus vacaciones de semana santa

  • Después de un viaje interminable: maletas de aquí para allá, corriendo para llegar a tiempo… estás deseando llegar a tu habitación de hotel para descansar y empezar tus vacaciones.
  • Pero ¿qué hacer si de pronto te encuentras en una habitación de hotel miserable? ¿Una habitación que apesta, o no está limpia o que es demasiado ruidosa? Desde HolidayCheck te damos 10 consejos para salvar la situación:

1. Haz saber inmediatamente que no estás satisfecho.
Si te acompañan a la habitación, no dejes al miembro del personal de hotel irse hasta que estés seguro de que estás sastisfecho con la habitación. No hay que exagerar tampoco, una mirada rápida bastará para saber si hay algún roedor indeseado o restos de los huéspedes anteriores.

Si no te acompañan o si descubres a posteriori cualquier cosa que te incomode o no sea de recibo, acude a la recepción para indicar el problema o pedir otra habitación. Pero ya sabes, lo más importante es estar tranquilo y ser educado.

2. Sé flexible.
Si estás dispuesto a cambiar una habitación con cama de matrimonio por una con dos camas o a conformarte sin un balcón, verás que todo es mucho más fácil. El personal estará más dispuesto a ayudarte si no eres inflexible.

Si no hay habitaciones libres de tu misma categoría, puedes solicitar una mejora. Sin ningún coste extra por supuesto. No te ofrecerán esta opción de buenas a primeras, pero probablemente no se negarán si no hay otras opciones.

3. Busca soluciones alternativas.
Si resulta imposible conseguir otra habitación, pregunta al personal si pueden resolver los problemas de la habitación. Por ejemplo, si está sucia, que la limpien, si la ducha está obstruida, que venga alguien de mantenimiento… Si estás realmente insatisfecho, déjaselo claro al personal del hotel y pídeles que te den otra habitación en cuanto haya una disponible.

4. Sé razonable en tus demandas y expectativas.
No se puede esperar que el hotel haga nada con respecto al canto de los pájaros por la mañana temprano. O al ruido del tráfico fuera del hotel, o con el ruido de tus vecinos.

Trata de no preocuparte por las cosas que no puedes cambiar e intenta disfrutar de tus vacaciones a pesar de todo, no centrándote solo en las cosas negativas. También tienes que ser realista y no pedir que te regalen un albornoz en un hotel de 2 estrellas.

5. Pide hablar con el gerente.
Un gerente es obviamente el más alto rango entre el personal y serán mucho mayores sus poderes para disponer y ayudar o para hacer excepciones como subirte de categoría de habitación.

Como ya hemos recomendado hay que mantener la calma y ser cortés y razonable, si ya te conocen como “la loca de la 305” no puedes esperar que tomen tus quejas en serio.

6. Pide un descuento o que te devuelvan tu dinero.
Esta propuesta no suele venir de parte del hotel. Pero si lo propones y funciona, con el dinero que te devuelvan te puedes comprar algún souvenir o pagarte una cena agradable en algún restaurante de la ciudad.

Si te dicen que es imposible propón que te den un desayuno gratis o algún vale para realizar alguna actividad en la zona como compensación.

7. Planea con anticipación.
Si no estás satisfecho con tu estancia, puedes preguntar al personal del hotel qué puedes hacer para evitar las cosas que te han molestado (por ejemplo, si se puede especificar en la reserva que tu habitación no dé o dé a la calle o a la escalera, que tenga balcón o buenas vistas).

De esta manera además, el personal del hotel sabrá que eres un cliente habitual y tratará de mimarte, ¿quién sabe si te encontrarás con un chocolate en la almohoda o una botella especial en la habitación?

8. Vete a otro hotel.
Si realmente lo has intentado todo y no pueden o no quieren ayudarte, prueba en otros hoteles de los alrededores o amenaza con irte. La dulce venganza es lo que mejor funciona. Para un hotel no hay casi nada peor que la frase: “Bueno, pues nos vamos a otro hotel”.

9. Presenta una queja por escrito.
Todos los locales públicos tienen que tener hojas de reclamaciones a disposición del cliente que las solicite. La hoja de reclamación es un documento oficial para expresar quejas.

El decreto que las regula obliga a todos los establecimientos que presten servicios a tenerlas a disposición del público. El proceso es el siguiente: escribes tu queja, el establecimiento se queda con una copia (normalmente la de color rosa) y te contestará en el plazo de 10 días.

Si no te das por satisfecho presentas tu escrito en alguna de las Oficinas Municipales de Información al Consumidor o bien en las Delegaciones Provinciales de Consumo, que se ocuparán del caso. Además de los organismos oficiales, también hay asociaciones de consumidores privadas que te pueden ayudar. En España las más conocidas son la OCU y la Facua.

10. Escribe una opinión de hotel.
Aquí es donde entra HolidayCheck: puedes escribir tu opinión del hotel en el que has estado, y con ella ayudar a los próximos visitantes. Para ti puede ser demasiado tarde, pero a aquellos que vengan después, puedes estar salvándoles las vacaciones.

más info: www.holidaycheck.es

Anuncios

Acerca de eurolatinpress

Eurolatinpress es una agencia independiente de comunicación e información con sede en Madrid que genera contenidos de política, cultura, deporte y turismo desde España para Europa y Latinoamérica. Si te interesa reproducir nuestros contenidos, por favor, ponerse en contacto con la redacción. Si deseas contactarte con nosotros escríbenos un email a eurolatinpress@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Turismo, turismo natural. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s